martes, 27 de septiembre de 2011

mensaje en una botella (parte7)



...

Entre dos arboles,me parece ver una estrecha calle de pueblo, mi primera impresión es que esta abandonado. Paseo por sus calles con cautela, alerta al más mínimo ruido, esperando una señal de vida.

El pueblo esta intacto, sus casas hechas de gruesas paredes de piedra, sus bancos de madera, sus jardines y sus fuentes están como si no hubieran pasado ni el tiempo ni los saqueadores. El único cambio que soy capaz de ver es que no hay ni una sola instalación eléctrica en todo el pueblo. Hasta las farolas convencionales, han sido substituidas por otras más viejas de aceite.

Me doy cuenta que es inevitable que aquí este viviendo alguien, alguien que ha sido capaz de defender el pueblo y hacerlo habitable. Preso de los nervios y el miedo, de pensar que me podría pasar si me descubren aquí, cojo los pocos frutos secos que he encontrado de camino y echo a correr, subo las escaleras del humilde refugio, me encierro en la habitación, y atranco de nuevo la puerta con la cuna.

...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada