lunes, 18 de marzo de 2013

el hombre que siempre estuvo allí





Así es como la vida enseña,
miro mis problemas, mira sus problemas,
¿Que alma es grande, cual pequeña?
el destino utiliza las maneras más extrañas
nos concede un futuro, pero luego nos engaña.

Cuando menos te lo esperas puede sucederte algo,
truncar tu rumbo, cambiar tus actos.

El arte de adaptarse y vivir una lección que aprendí,
cuándo conocí al hombre que siempre estuvo allí.


(El hombre que siempre estuvo allí, Nach)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada